NOTICIAS

Recurso de apelación dimanante del Juzgado de lo Penal nº1 de Valladolid, por delito de lesiones


En este caso, ABOGADOS defendió a nuestro cliente, una empresa de Construcción, quien fue acusado por la Fiscalía por un delito contra los Trabajadores. Uno de sus empleados, se cayó del andamio originándose lesiones graves.

El Juzgado de lo Penal condenó al dueño de la empresa a prisión

ABOGADOS recurrió esa sentencia ante la Audiencia Provincial de Valladolid, y consiguió la libre Absolución para nuestro cliente.

 

ABOGADOS. Abogados Generalistas en Valladolid y Gijón.

SENTENCIA

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 2 de VALLADOLID

ROLLO: APELACION PROCTO. ABREVIADO 0000262 /2012

Juzgado procedencia: JDO. DE LO PENAL N. 1 de VALLADOLID

RECURRENTE: Andrés

Procurador/a: MARIA ARANZAZU LLOPIS MARTINEZ

Letrado/a: ROBERTO MEDIAVILLA RAMOS

RECURRIDO/A: MINISTERIO FISCAL

SENTENCIA Nº269/2012

ILMOS. SRES. MAGISTRADOS

  1. FELICIANO TREBOLLE FERNÁNDEZ
  2. JOSÉ ANTONIO SAN MILLAN MARTÍN
  3. MIGUEL ANGEL DE LA TORRE APARICIO

 

En VALLADOLID, a treinta de Julio de dos mil doce.

La Audiencia Provincial, Sección 2ª de esta capital ha visto en grado de apelación, el presente procedimiento penal, dimanante del Juzgado de lo Penal nº1 de Valladolid, por delito de lesiones, seguido contra Andrés, siendo parte apelante el referido acusado, defendido por el Letrado D. Roberto Mediavilla Ramos y representado por la Procuradora Dª Maria Aranzazu Llopis Martínez y, como apelado el Ministerio Fiscal. Correspondió el conocimiento de este recurso en virtud de turno de reparto a esta sección segunda, siendo designado Magistrado Ponente el Ilmo. Sr. D. FELICIANO TREBOLLE FERNÁNDEZ. El Ministerio Fiscal impugnó el recurso.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO

El Juez del Juzgado de lo Penal nº1 de Valladolid, con fecha dictó sentencia en el procedimiento de que dimana este recurso declarando probados los siguientes hechos:

“Andrés, mayor de edad y sin antecedentes penales, constituyo junto con su esposa en escritura pública de 26 de enero de 1995 la entidad Francisco García Jorge, construcciones, S.L., de la que fue nombrado Administrador Único, cargo que continuaba ostentando el 7 de Abril de 2008. Esta empresa fue contratada para las obras de construcción y ampliación del Hotel propiedad de Bodegas Arzuaga S.L. en la carretera nacional 122, Km. 325 de la localidad de Quintanilla de Onésimo (Valladolid).

Andrés realizó el Plan de Seguridad y Salud para esta obra, en cuyo apartado 1.4.1.5. relativo a los "Trabajos en Cubierta y Fachadas" establecía entre las medidas preventivas frente a los riesgos profesionales, en relación con las "protecciones de tipo personal" el "uso de cinturones de seguridad homologados que se amarrarán al cable fiador que se sujete en las omegas dejadas al efecto; calzado homologado provisto de suelas antideslizantes; casco de seguridad homologado; buzo de trabajo" y respecto de las protecciones de tipo colectivo se establecía el "uso de redes elásticas para proteger contra las posibles caídas del personal que interviene en los trabajos, colocándose éstas como mucho dos forjados antes de la cubierta, ya que solo se pueden usar para una altura máxima de caída de 6 metros", indicándose entre las normas básicas de seguridad la instalación de "protección colectiva formada por cables y anclajes para amarre de los cinturones de seguridad de tipo arnés en cubierta", que "el andamio de fachada irá arriostrado a la misma mediante grapas o elementos normalizados tales como puntales y abrazaderas anclados a los pisos de las ventanas" y que "el andamio superará en un metro el nivel de la cubierta, disponiendo de barandilla a 90 y 45 cm y 60 de anchura de plataforma", precisándose que "se dejarán elementos fijos en los que sujetar los cables fiadores donde se atarán los cinturones de seguridad siempre que sea necesaria su utilización", añadiendo en lo relativo a "protecciones personales" el uso de "cinturones de seguridad homologados de tipo arnés que se afianzarán al cable fiador que se sujete en los omegas o puntos de anclaje dejados al efecto".

El día 7 de Abril de 2008, alrededor de las 11 horas, Leovigildo, se encontraba prestando sus servicios como Oficial Ia para la empresa Francisco Garcia Jorge Construcciones S.L., como venía haciéndolo desde hacia varios días, aunque a la hora y día indicados la comunicación de su alta al Régimen General de la Seguridad Social aún no se había producido. Pese a que Francisco Garcia Jorge Construcciones S.L. tenía contratados los servicios de Mutual Cyclops, Leovigildo no había recibido formación en materia de prevención de riesgos laborales.

Leovigildo se encontraba subido en un andamio metálico tubular existente en la fachada trasera del edificio en construcción, en el que no se ha acreditado que hubiera prevista ninguna línea de vida ni omegas. Leovigildo estaba cambiando de altura una plataforma de trabajo del andamio, a una altura aproximada de tres metros, sin hacer uso de ningún arnés, y estando apoyado en los tubos de los extremos del andamio, agarrado a los tubos de las barandillas, estando la exterior de éstas enganchada solo en uno de los extremos, lo que provocó la caida de Leovigildo por el exterior del andamio.

A consecuencia de estos hechos Leovigildo sufrió una herida contusa occipital, traumatismo torácico cerrado, contusión pulmonar y luxación acromio clavicular grado I, por las que precisó tratamiento consistente en hospitalización durante cinco dias con sueroterapia, oxigenoterapia e inmovilización con ortesis de Gilchrist y revisiones posteriores, tardando 40 dias en curar de los que 5 fueron de hospitalización y los restantes 35 de impedimento para el ejercicio de sus ocupaciones habituales. Leovigildo ha renunciado al ejercicio de las acciones que pudieran corresponderle."

SEGUNDO

La expresada sentencia en su parte dispositiva dice así:

Que debo CONDENAR Y CONDENO a Andrés como autor de un delito contra la seguridad en el trabajo del articulo 317 del Código penal y de un delito de lesiones por imprudencia grave del articulo 152.1.1° del Código Penal, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena de TRES MESES DE PRISIÓN, con privación del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y al pago de las costas procesales. Notifiquese la presente resolución a las partes con la advertencia de que contra la misma se puede interponer recurso de apelación en el plazo de diez dias.

TERCERO

Notificada mencionada sentencia, contra la misma se formalizó recurso de apelación por la representación procesal de Andrés, que fue admitido en ambos efectos y practicadas las diligencias oportunas y previo emplazamiento de las partes, fueron elevadas las actuaciones a este Tribunal y no habiéndose propuesto diligencias probatorias, al estimar la Sala que no era necesaria la celebración de la vista para la correcta formación de una convicción fundada, quedaron los autos vistos para sentencia, previa deliberación.

CUARTO

Como fundamentos de impugnación de la sentencia, se alegaron sustancialmente los siguientes:

- Error en la apreciación de las pruebas

- Infracción de precepto legal

HECHOS PROBADOS

Se admiten y esta Sala hace propios los hechos declarados probados por la sentencia de instancia.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

La acusación pública, en el acto del juicio, elevó sus conclusiones provisionales a definitivas interesando la condena de Andrés por un delito contra los derechos de los trabajadores y un delito de lesiones por imprudencia grave. La acusación se basa esencialmente en que encontrándose subido Andrés en un andamio, dio un paso atrás y se cayó al suelo desde una altura de 3 metros, no portando casco ni arnés por no habérselo facilitado la empresa. Añade la acusación que la caída del trabajador se produjo porque la barandilla de protección de seguridad horizontal, estaba enganchada a la estructura del andamio en uno de los extremos pero no en el otro, y que el trabajador no recibió formación en materia de prevención de riesgos laborales. La sentencia de instancia condena por los delitos objeto de acusación.

Tras el examen de las actuaciones realizado por este Tribunal, entendemos que no concurren los elementos objetivos y subjetivos que caracterizan el delito objeto de acusación. La jurisprudencia del Tribunal Supremo, al resolver sobre el delito contra los derechos de los trabajadores previsto y penado en el art. 316 del Código Penal, tiene manifestado que no basta cualquier infracción administrativa para dar vida a este tipo penal, ya que ésta exige en adecuado nexo de causalidad que la norma de seguridad infringida, debe poner en peligro grave, la vida, salud o integridad física de los trabajadores, lo que nos lleva a la existencia de infracciones de entidad grave que creen tal importante riesgo. Además algunas resoluciones del Tribunal Supremo a los efectos de tipificar el delito del art. 316 del Código Penal, calibran la respectiva relevancia de las conductas intervinientes y entre ellas la propia conducta negligente del trabajador.

De la prueba practicada, aparece acreditado que el acusado si dotó al trabajador lesionado así como a los demás que realizaban la obra de los medios de protección individual y colectivo para la realización del trabajo que se estaba realizando al tiempo de los hechos. En el acto del juicio el acusado manifestó que entregó botas, arnés, guantes y funda de trabajo, que se impartieron cursos de formación, y que contrató a una empresa para prevención de riesgos laborales. El lesionado Leovigildo manifestó en el acto del juicio que sí sabía que había arnés en la caseta y que no los usó. Añade que además de arnés había cascos y equipos de protección individual en la caseta a disposición de los trabajadores y concretó que los arneses se enganchaban en las barras del andamio. Dicho trabajador no pisaba sobre la plataforma, sino sobre las barras del andamio. Se trata de un empleado que llevaba mucho tiempo trabajando en la construcción y que era conocedor de la operación que realizaba.

Otro trabajador Julián, declaró también en el acto del juicio que sí había arneses y material de protección individual y que el trabajador lesionado no los llevaba así como tampoco él, pero que el acusado había insistido en que llevasen los equipos de seguridad. Concretó que él no los llevaba porque no consideró que el trabajo a realizar fuese de riesgo y que la causa del accidente fue el fallo de una barra.

Con toda esta prueba queda acreditado que el acusado sí puso a disposición de sus trabajadores los equipos de protección individual necesarios para que los trabajadores desempeñasen su actividad con las medidas de seguridad adecuadas.

Respecto a los equipos de protección colectivos, de la foto realizada poco después de los hechos por la Guardia Civil, se acredita la existencia del andamio, de las plataformas para apoyo de los trabajadores y barandillas de seguridad. La prueba testifical practicada avala la existencia de la escalera. En el informe de la Inspección de Trabajo obrante a los folios 26 y ss de las actuaciones se hace mención a la existencia de una barandilla de protección de seguridad horizontal. Igualmente lo admiten los trabajadores que han declarado como testigos y el propio acusado. El Inspector de Trabajo en el acto del juicio informó que el propio andamiaje con sus barandillas constituía seguridad. Por ello tampoco en este extremo concurren los elementos objetivos que caracterizan el delito del art. 316 del Código Penal . Independientemente de que el trabajador lesionado era una persona experta en el trabajo que realizaba y que se había incorporado a la obra días antes de los hechos y que por ello no asistió al curso de formación, esta falta de formación en materia de prevención de riesgos laborales para ésta obra en concreto, conforme tiene informado la Inspección de Trabajo, no fue la causa que determinó la caída del trabajador. Éste ha informado además que había recibido con anterioridad curso de formación.

Respecto a la causa de la caída de Leovigildo desde el andamio al suelo, con la producción de las lesiones que constan en los hechos declarados probados de la sentencia de instancia, no existe prueba objetiva en las actuaciones que acredite la concurrencia en la conducta del acusado de una imprudencia grave, que haya sido la causa de las lesiones sufridas por Leovigildo. Al apoyarse éste en una barandilla, ésta se soltó y motivó la caída al suelo del trabajador. Tal barandilla de protección de seguridad, horizontal, estaba enganchada a la estructura del andamio de uno de los extremos en debida forma pero no en el otro. Expuso en su informe el Inspector de Trabajo que la barandilla que falló pudo moverse por cualquier causa, que pudo haber sido instalada correctamente y que incluso de haber sido revisada, por cualquier motivo se podría haber producido el fallo de la barandilla que motivó la caída al suelo del trabajador. En estas circunstancias, no encontramos imprudencia penal en la actuación del acusado, que hubiese generado el resultado de lesiones producido. El trabajador ha renunciado a cualquier actuación contra el acusado y a cualquier indemnización.

Por todo lo expuesto, estimamos el recurso interpuesto y dictamos sentencia absolutoria.

Vistos los preceptos legales de pertinente y general aplicación,

FALLO

Estimando el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de Andrés contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Pena nº1 de Valladolid en el procedimiento de que dimana el presente rollo, debemos revocar y revocamos referida resolución, absolviendo libremente a Andrés de los delitos objeto de acusación y condena por la sentencia de Instancia, declarando de oficio tanto las costas de instancia como las causadas en este recurso.

Notifíquese la presente Resolución a las partes, haciéndoles saber que es firme y contra la misma NO CABE INTERPONER RECURSO ALGUNO.

Remítase testimonio de la presente al Juzgado de procedencia, junto con los autos, para su cumplimiento, y una vez se reciba su acuse archívese el presente, previa nota en los libros

Así por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACION.- Leída y publicada fue la anterior sentencia por el Ilmo. Sr. Magistrado Ponente, estando celebrando audiencia pública en el día de la fecha de lo que doy fe.-

Tres razones para venir a

ABOGADOS