NOTICIAS

Jucio verbal de reclamación de cantidad


En este caso, ABOGADOS defendió a nuestro cliente, un particular que conduce motocicleta, y es golpeado por el coche de delante, al echar éste marcha atrás.

A pesar de que la conductora del coche reconocía su responsabilidad, la compañía de Seguros, no quería pagar

Privilex abogados consiguió la indemnización para nuestro cliente.

 

ABOGADOS. Abogados Generalistas en Valladolid y Gijón.

SENTENCIA

 

JDO. PRIMERA INSTANCIA N. 11

VALLADOLID

SENTENCIA: 00145/2018

JVB JUICIO VERBAL 0000525 /2017

DEMANDANTE D/ña. XXXXXXXXXX

Procurador/a Sr/a. ANA ISABEL FERNANDEZ MARCOS

Abogado/a Sr/a. ROBERTO MEDIAVILLA RAMOS

D/ña. MUTUA MADRILEÑA, XXXXXXXXXXXXXXXXXX

Procurador/a Sr/a. JOSE MARIA TEJERINA SANZ DE LA RICA,

Abogado/a Sr/a.

 

SENTENCIA Nº 145/2018

 

En VALLADOLID a VEINTINUEVE de MAYO DE DOS MIL DIECIOCHO

  1. FERNANDO MARTÌN VERONA, Magistrado-Juez del Juzgado de Primera Instancia nº 11 de Valladolid y su Partido Judicial, vistos los autos del Juicio Verbal seguidos en reclamación de cantidad con el N º 525/2017, en el que han sido partes D. XXXXXXXXXXXXXXX representado por la Procuradora Dª. Ana

Isabel Fernández Marcos y asistido por el Letrado D. Roberto Mediavilla Ramos como demandante y la entidad MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA, SOCIEDAD DE SEGUROS A PRIMA FIJA representada por el Procurador D. José María Tejerina Sanz De La Rica y asistida por el Letrado D. Jesús Sebal Díez, y Dª XXXXXXXXXXXXXXXX, no comparecida y declarada en situación

procesal de rebeldía, como demandados

 

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-Los presentes autos traen causa de la demanda, que por turno de reparto correspondió a este Juzgado, presentada por la Procuradora Dª. Ana Isabel Fernández Marcos en nombre y representación de D. XXXXXXXXXXXXX el día 26 de junio de 2.017, en la que tras citar los hechos y fundamentos de derecho que estimaba de pertinente aplicación, terminaba solicitando se dictare sentencia por la que se condene a los demandados la entidad MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA, SOCIEDAD DE SEGUROS A PRIMA FIJA y Dª XXXXXXXXXXXXXXX solidariamente al pago de la cantidad de TRESCIENTOS CATORCE principal por los daños expuestos más los intereses legales de dicha suma desde la fecha de la reclamación extrajudicial , fecha del parte de siniestro dado a la compañía aseguradora , hasta la fecha de la sentencia y respecto de la Aseguradora los intereses penitenciales del artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro desde la fecha del siniestro , todo ello con expresa imposición de costas a los demandados.

 

SEGUNDO.- Admitida a trámite la demanda, tras la subsanación de los defectos de postulación apreciados, mediante Decreto de 16 de octubre de 2017, se dio traslado de la demanda y los documentos presentados a los demandados emplazándolos para que comparecieran y contestaran a la demanda en el plazo de 10 días, lo que así hizo la entidad MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA

, SOCIEDAD DE SEGUROS A PRIMA FIJA mediante escrito presentado en su nombre y representación por el Procurador D. José María Tejerina Sanz De La Rica el día 26 de enero de 2018 en el que, tras citar los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación pertinente, terminaba solicitando, tras alegar la excepción de falta de legitimación activa y de defecto legal en el modo de proponer la demanda, se dictare sentencia desestimando íntegramente la demanda, con expresa imposición de costas al demandante.

 

Transcurrido el plazo concedido a Dª XXXXXXXXXXXXXX para comparecer y contestar a la demanda no lo hizo, por lo que por Diligencia de Ordenación de 16 de abril de 2018 fue declarada en situación procesal de rebeldía. En esa misma Diligencia de Ordenación se admitió a trámite la contestación

a la demanda de la entidad MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA, SOCIEDAD DE SEGUROS A PRIMA FIJA y al haber sido solicitado se citó a las partes para la vista que se celebró el 29 de mayo de 2018.

Llegado el día de la vista el demandante se ratificó en su demanda, solicitando el recibimiento del pleito a prueba. La entidad MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA, SOCIEDAD DE SEGUROS A PRIMA FIJA , al verificar que la demanda había sido presentada por medio de Procuradora con poder de representación, desistió de las excepciones de falta de legitimación activa y defecto legal en el modo de proponer la demanda y se ratificó en su

contestación a la demanda. Solicitado que fue se recibió el pleito a prueba, practicándose la documental y la testificalpericial de D. Francisco José Vegas Hernández, habiendo solicitado el actor el interrogatorio de Dª XXXXXXXXXXXXXXy que se la tuviera por conforme en los hechos al no haber comparecido.

Ambas partes formularon por su orden las conclusiones que tuvieron por oportuno siendo declarados los autos conclusos para sentencia.

 

TERCERO.- En la tramitación de este Juicio se han observado las formalidades legales.

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-Ejercita el demandante D. AQUILINO LÓPEZ PÉREZ contra la entidad la entidad MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA , SOCIEDAD DE SEGUROS A PRIMA FIJA y Dª XXXXXXXXXXXXXXXXXX , al amparo de los artículos 1902 del Código Civil, los artículos 1 y 7 del Texto Refundido de la Ley Sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motos y los

artículos 18, 19, 20, 73 y 76 de la Ley de Contrato de Seguro, una acción de responsabilidad extracontractual reclamando la suma de 314, 60 Euros, importe abonado para la reparación de los daños de la motocicleta de su propiedad , Kawasaki ZZR 600 ,matrícula VA006676Y, ocasionados cuando el día 6 de julio de 2016 hacia las 19:00 horas, cuando estando parada detrás del turismo Alfa Romeo , matrícula 0611 JLN en la Plaza Circular de Valladolid , al encontrarse un semáforo en su fase roja, la conductora de este turismo, Dª XXXXXXXXXXXXX, realizó la maniobra de marcha atrás para introducirse por la Calle Veinte metros, sin percatarse de la presencia de la motocicleta a la que golpeó ocasionándole daños en la aleta delantera y llanta de la rueda delantera.

Frente a esta pretensión la entidad MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA, SOCIEDAD DE SEGUROS A PRIMA FIJA, no niega la existencia de la colisión pero niega la responsabilidad de la conductora del vehículo asegurado por ella y niega que los daños alcancen el importe reclamado.

Como se conoce, los presupuestos de la acción de responsabilidad extracontractual son la existencia de una acción u omisión negligente que en adecuada relación de causalidad produzca el resultado dañoso.

Para acreditar esa acción u omisión negligente el actor, además de su propia versión de los hechos que expone en la demanda, solicita el interrogatorio de la codemandada Dª XXXXXXXXXXXXXXX quien no comparece a la vista , por lo que haciendo uso de la facultad de poder tener reconocidos como ciertos los hechos en los que la parte hubiese intervenido personalmente y cuya fijación como ciertos le sea enteramente perjudicial, cuando al ser citada para el interrogatorio no compareciera al juicio, prevista en los artículos 304 y 440.1

de la L.E, Civil, se puede tener por acreditada la versión del actor, sin que los demandados haya aportado prueba alguna para contradecirla. El colisionar con la motocicleta dando marcha atrás, supone una conducta negligente por parte de la conductora del turismo Alfa Romeo, al efectuar la maniobra de marcha atrás sin apercibirse de la ubicación del resto de vehículos, violando lo señalado en el artículo 32. 2. Del Texto Refundido de la Ley Sobre Tráfico, Circulación de

Vehículos a Motor y Seguridad Vial aprobado por el Real Decreto Legislativo 6/2015 de 30 de octubre en relación con el artículo 80.1 y 81 de su Reglamento aprobado por Real Decreto 1.428/2003 de 21 de Noviembre que disponen que la maniobra de marcha hacia atrás deberá efectuarse lentamente, después de haberlo advertido con las señales preceptivas y de haberse cerciorado, incluso apeándose o siguiendo las indicaciones de otra persona, si fuera necesario, de que, por las circunstancias de visibilidad, espacio y tiempo necesarios para efectuarla, no va a constituir peligro para los demás usuarios de la vía. Igualmente, deberá efectuarse la maniobra con la máxima precaución y se detendrá el vehículo con toda rapidez si oyera avisos indicadores o se apercibiera de la proximidad de otro vehículo o de una persona o animal, o tan

pronto lo exija la seguridad, desistiendo de la maniobra si fuera preciso.

Por ello procede declarar la responsabilidad solidaria de la entidad MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA, SOCIEDAD DE SEGUROS A PRIMA y Dª XXXXXXXXXXXXXX en la causación de los daños a la motocicleta.

En cuanto al importe de los daños el actor aporta, como documentos nº 1 y 2 de su demanda, unas facturas de reparación de daños en la aleta y la llanta, pero no aporta alguna otra prueba para acreditar que los daños reclamados de

produjeron en el accidente, sin haber propuesto siquiera la declaración como testigos de las personas que repararon la motocicleta para que pudieran informar del origen de los daños. La única prueba practicada sobre el origen de los daños es la testifical-pericial de D. Fernando José Vegas Hernández,

quien tras examinar la motocicleta antes de haber sido reparada y emitir informe para la entidad Generali , aseguradora de la motocicleta, concluye que sólo guardan relación con el accidente los daños en el guardabarros de la

aleta delantera que valora en 170,59 Euros, IVA incluido, y no los daños en la llanta, sin que el criterio del testigoperito haya sido contradicho por otra prueba, más allá de las apreciaciones personales del actor. Por ello procede condenar

a la entidad MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA, SOCIEDAD DE

SEGUROS A PRIMA FIJA y Dª XXXXXXXXXXXXXXXXXXX a abonar solidariamente a D. XXXXXXXXXXXXXX la suma de 170,59 Euros.

 

SEGUNDO.- En cuanto a los intereses de demora entiende este Juzgador que la aseguradora demandada ha incurrido en mora, al no haber pagado ni consignado suma alguna en tres meses desde la fecha del accidente, ocurrido el 6 de julio de 2016, dado que las discrepancias en torno a la culpabilidad en la

causación del accidente o en las cantidades, no se consideran causas justificadas de oposición el amparo del artículo 20.8 de la Ley de Contrato de Seguro.

En este sentido la sentencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo de 8 de febrero de 2017, dictada en el recurso de Casación 2524/2014 ha señalado que: 1.- La jurisprudencia de esta Sala sobre la interpretación y aplicación de la regla del artículo 20. 8.º LCS quedó detalladamente expuesta, con exhaustiva relación de sus precedentes, en la Sentencia 743/2012, de 4 de diciembre, que recoge la más reciente 206/2016, de 5 de abril.

«Si bien de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 20.8º LCS, la existencia de causa justificada implica la inexistencia de retraso culpable o imputable al asegurador, y le exonera del recargo en que consisten los intereses de demora , en la apreciación de esta causa de exoneración esta Sala ha mantenido una interpretación restrictiva en atención al carácter sancionador que cabe atribuir a la norma al efecto de impedir que se utilice el proceso como excusa para dificultar o retrasar el pago a los perjudicados ( SSTS 17 de octubre de 2007, RC n.º 3398/2000; 18 de octubre de 2007, RC n.º 3806/2000; 6 de noviembre de 2008, RC n.º 332/2004; 7 de junio de 2010, RC n.º 427/2006; 1 de octubre de 2010, RC n.º 1314/2005; 17 de diciembre de 2010, RC n.º 2307/2006; 11 de

abril de 2011, RC n.º 1950/2007 y 7 de noviembre de 2011, RC n.º 1430/2008, entre las más recientes).

»En atención a esta jurisprudencia, si el retraso viene determinado por la tramitación de un proceso, para que la oposición de la aseguradora se valore como justificada a efectos de no imponerle intereses ha de examinarse la

fundamentación de la misma, partiendo de las apreciaciones realizadas por el tribunal de instancia, al cual corresponde la fijación de los hechos probados y de las circunstancias concurrentes de naturaleza fáctica necesarias para integrar

los presupuesto de la norma aplicada.

»Esta interpretación descarta que la mera existencia de un proceso, el mero hecho de acudir al mismo constituya causa que justifique por sí el retraso, o permita presumir la racionabilidad de la oposición. El proceso no es un óbice para imponer a la aseguradora los intereses a no ser que se aprecie una auténtica necesidad de acudir al litigio para resolver una situación de incertidumbre o duda racional en torno al nacimiento de la obligación misma de indemnizar ( SSTS 7 de junio de 2010, RC n.º 427/2006; 29 de septiembre de 2010, RC n.º 1393/2005; 1 de octubre de 2010, RC n.º 1315/2005; 26 de octubre de 2010, RC n.º 667/2007; 31 de enero de 2011, RC n.º 2156/2006; 1 de febrero de 2011, RC n.º 2040/2006 y 26 de marzo de 2012, RC n.º 760/2009). En aplicación de esta doctrina, la Sala ha valorado como justificada la oposición de

la aseguradora que aboca al perjudicado o asegurado a un proceso cuando la resolución judicial se torna en imprescindible para despejar las dudas existentes en torno a la realidad del siniestro o su cobertura, en cuanto hechos determinantes del nacimiento de la obligación, si bien la jurisprudencia más reciente es aún más restrictiva y niega que la discusión judicial en torno a la cobertura pueda esgrimirse como causa justificada del incumplimiento de la aseguradora cuando la discusión es consecuencia de una oscuridad de las

cláusulas imputable a la propia aseguradora con su confusa redacción ( SSTS de 7 de enero de 2010, RC n.º 1188/2005 y de 8 de abril de 2010, RC n.º 545/2006).

»En todo caso y a pesar de la casuística al respecto, viene siendo criterio constante en la jurisprudencia no considerar causa justificada para no pagar el hecho de acudir al proceso para dilucidar la discrepancia suscitada por las partes en cuanto a la culpa, ya sea por negarla completamente o por disentir del grado de responsabilidad atribuido al demandado en supuestos de posible concurrencia causal de conductas culposas ( STS 12 de julio de 2010, RC n.º 694/2006 y STS 17 de diciembre de 2010, RC n.º 2307/2006), del mismo modo que no merece tampoco para la doctrina la consideración de causa justificada la discrepancia en torno a la cuantía de la indemnización, cuando se ha visto favorecida por desatender la propia aseguradora su deber de emplear la mayor diligencia en la tasación del daño causado, a fin de facilitar que el asegurado obtenga una pronta reparación de lo que se considere debido ( SSTS de 1 de julio de 2008, RC n.º 372/2002; 1 de octubre de 2010, RC n.º 1315/2005 y 26 de octubre de 2010, RC n.º 667/2007), sin perjuicio, como ya se ha dicho, de que la

aseguradora se defienda y de que, de prosperar su oposición, tenga derecho a la restitución de lo abonado. En relación con esta última argumentación, es preciso traer a colación la jurisprudencia que ha precisado que la iliquidez inicial de la indemnización que se reclama, cuantificada definitivamente por el órgano judicial en la resolución que pone fin al pleito, no implica valorar ese proceso como causa justificadora del retraso, ya que debe prescindirse del alcance que se venía dando a la regla in iliquidis non fit mora (tratándose de sumas ilíquidas, no se produce mora ), y atender al canon del carácter razonable de la oposición (al que venimos constantemente haciendo referencia) para decidir la procedencia de condenar o no al pago de intereses y concreción

del dies a quo (día inicial) del devengo, habida cuenta de que la deuda nace con el siniestro y el que la sentencia que la cuantifica definitivamente no tiene carácter constitutivo sino meramente declarativo de un derecho que ya existía y pertenecía al perjudicado (entre las más recientes, SSTS de 1 de octubre de 2010, RC n.º 1315/2005; 31 de enero de 2011, RC

n.º 2156/2006; 1 de febrero de 2011, RC n.º 2040/2006 y 7 de noviembre de 2011, RC n.º 1430/2008)».

En la misma línea cabe citar, entre las más recientes, las Sentencias 194/2015, de 30 de marzo (Rec. 1443/2010), 581/2015, de 20 de octubre (Rec. 2102/2013), y 641/2015, de 12 Por ello al amparo de los artículos 20.3 y 20.4 de la Ley de Contrato de Seguro procede condenar a la entidad MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA, SOCIEDAD DE SEGUROS A PRIMA FIJA a abonar al actor el interés legal del dinero incrementado en un

50 % desde el día del accidente 6 de julio de 2016 hasta el 5 de julio de 2018 y el interés del 20% desde el día 6 de julio de 2018.

 

Al amparo de los artículos 1100, 1101 y 1108 del Código Civil procede considerar que Dª XXXXXXXXXX también ha incurrido en mora y condenarle a abonar al actor el interés legal del dinero desde el día 26 de junio de 2017 fecha de interposición de la demanda , dado que la reclamación extrajudicial aportada como documento nº 3 de la demanda fue remitida sólo a la entidad aseguradora , por lo que sólo respecto a ella debe entenderse efectuado el requerimiento y no a la conductora , al tratarse de un supuesto de solidaridad impropia, como ha recordado hablando de la interrupción de la prescripción por reclamaciones la sentencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo de 18 de julio de 2011, dictada en el recurso de casación nº 2043/2007.

 

TERCERO.-Por aplicación del artículo 394-2 de la L.E.civil, siendo estimatoria de manera parcial la sentencia respecto a las pretensiones deducidas por el actor no procede hacer expresa imposición de costas.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación

 

FALLO

Que estimando parcialmente la demanda interpuesta por D. XXXXXXXXXXXXXX contra la entidad MUTUA MADRILEÑA

AUTOMOVILISTA, SOCIEDAD DE SEGUROS A PRIMA FIJA y Dª XXXXXXXXX debo condenar como condeno a la entidad MUTUA MADRILEÑA AUTOMOVILISTA, SOCIEDAD DE SEGUROS A PRIMA FIJA y Dª XXXXXXXX a abonar de manera solidaria a D. XXXXXXXX la suma de ciento setenta Euros con CINCUENT así como el interés de demora en la forma señalada en el segundo fundamento de derecho de esta resolución; todo ello sin hacer expresa condena en costas.

 

Notifíquese la presente sentencia con la advertencia de que la misma es firme y contra la misma no cabe interponer Recurso de Apelación.

Líbrese y únase certificación de esta resolución a las actuaciones, incluyéndose la original en el libro de Sentencias.

Así por esta mi sentencia lo acuerdo, manda y firma D. Fernando Martín Verona, Magistrado del Juzgado de primera Instancia número 11 de Valladolid.

 

PUBLICACIÓN.- La anterior sentencia ha sido leída y publicada por el Juez que la dictó en el día de su fecha. Doy fe.

Tres razones para venir a

ABOGADOS